Cuidados diarios básicos para evitar la rosácea

¿Tu piel es propensa al enrojecimiento? Las rojeces son más o menos intermitentes pero siempre desagradables. No hacen excepciones con ningún tipo de piel, atacan a las pieles secas, grasas o mixtas. Este tipo de pieles sensibles suelen reaccionar rápida y excesivamente a los cambios de temperatura, a los productos de higiene y, lógicamente, a los productos inadecuados.

Las pieles sensibles suelen reaccionar rápidamente a los productos que no son indicados para ella. Algunas pieles delicadas pueden sufrir rojeces que con el paso del tiempo podrían ser más frecuentes hasta convertirse en permanentes, dependiendo de la intensidad del problema:

● Rojeces temporales como flushes o rubores.
● Rojez difusa cuando los vasos sanguíneos del rostro se dilatan rápida pero permanente y normalmente se localiza en las mejillas (eritosis).
● Capilares sanguíneos marcados debido a un empeoramiento de la eritrosis que se llama cuperosis.
● Granos rojos y blancos generalmente inflamados e incluso infectados, lo que se denomina rosácea.

Esta clasificación dividida en cuatro etapas nos demuestra que es algo evolutivo y que puede tratarse de manera oportuna. Si no lo hacemos y dejamos que se vuelva permanente, será más difícil detener esta afección.

Factores desencadenantes:

● Factores externos: Como la radiación UV, la contaminación, el clima extremo, los cambios bruscos de temperatura, algunas comidas y bebidas como el exceso de café, alcohol, bebidas muy calientes y platos muy condimentados, aceleran la microcirculación sanguínea en la piel.
● Factores internos: Como el estrés, el ritmo de vida acelerado y las emociones fuertes.
● Herencia: Las rojeces son propensas en las personas con piel vasoreactiva y esta característica puede ser hereditaria.
● Envejecimiento de la piel: A partir de los 25 años, la piel tiene tendencia a ser más reactiva.

Cuidado diario:

Todo lo que entra en contacto con el rostro puede acentuar las rojeces. Así que toma en cuenta los consejos de AppDerma y usa productos realmente medicados y efectivos para tratar tu problema a tiempo:

● Higiene: En general debes escoger productos suaves y específicos antirojeces, los que deberás aplicar con las yemas de los dedos limpios bajo las indicaciones de tu médico. Esto es básico.
● Cremas dermocosméticas: Existen productos para las pieles propensas a las rojeces con activos específicos cuyas texturas han sido adaptadas a todos los tipos de piel. Te recomendamos conocer primero tu tipo de piel y optar por la solución que más te favorezca.
● Agua termal: Luego de tu crema procede a aplicarte un splash de tu favorita ya que proporciona un efecto calmante y desensibilizante.
● Maquillaje: ¿Puedes usarlo?, ¡sí!, ahora hay productos correctores del tono que por su cobertura natural, camuflan las rojeces. ¿Qué te parece?

Es aconsejable consultar con un dermatólogo tan pronto como aparezcan las rojeces; además cuida tu dieta bajo lo anteriormente mencionado: nada de excesos.

Te dejamos un link donde puedes encontrar el tratamiento ideal para ti en nuestra tienda online de AppDerma. Click aquí