Ante los cambios de clima, ¿cómo prevenir la resequedad en la piel?

¿Sabías que los cambios de temperatura pueden afectar la humectación de la piel y hacerle daño causando arrugas más pronunciadas o una mayor cantidad de líneas de expresión? Conoce con AppDerma pequeños consejos al alcance de tu mano para evitar la resequedad en este cambio de clima.

Hay que tener en cuenta que las temperaturas bajas generan consecuencias en nuestra piel como labios, rostro o manos resecas; esto se debe a que el viento frío evapora las fibras de elastina, provocando que se deshidrate la piel y corriendo el riesgo de ver aparecer las tan “temidas” arruguitas. Considera que los cambios bruscos de temperatura de calor a frío o viceversa, afectan con mayor intensidad a aquellas personas que tienen la piel más fina y seca, que a las que tienen una piel más grasa.

Cremas hidratantes:
Lo primero que hacemos por simple lógica es recurrir a una crema humectante después del baño la cual se recomienda usar con la piel ligeramente húmeda, ya que los lugares visibles afectados suelen ser las piernas, los brazos y el abdomen. Otra acción tradicional es recurrir a las vitamina C por su capacidad antioxidante de combatir la acción de los radicales libres sobre nuestra piel.

Rutinas de limpieza facial:
Encuentra una rutina facial ideal para tu tipo de piel y en tu limpieza matinal, hidrata y protege tu rostro con los productos adecuados para ello.
En tu rutina de noche es importante limpiar a profundidad la suciedad que hayas podido acumular durante el día. No uses, en lo posible, productos demasiado perfumados y exfolia tu rostro por lo menos una vez al mes. No olvides la protección solar en el día.

Sobre tu rutina de baño:
Limita el uso de agua caliente. Evita también utilizar jabones fuertes, por el contrario usa jabones que tengan extra de crema, aceite de coco o manteca de cacao o karité.
Engríete con mascarillas:
Neutraliza los efectos del frío utilizando mascarillas hidratantes; las de avena una vez a la semana son ideales para los cutis resecos.

Buenos hábitos:
¡Toma agua!, ¡indispensable!, pues junto a una alimentación rica y variada ayuda a potenciar la capacidad regeneradora de las capas más superficiales de la piel.
Recuerda que el consumo de cigarrillos también aumenta la sequedad de la piel, puede cambiar su coloración y generar envejecimiento prematuro que notarás primero en tu rostro.

Ahora sí, ¡ya estás lista para lucir una piel radiante bajo cualquier circunstancia! Ojo que si tienes problemas severos de resequedad en la piel es importante que consultes con tu dermatólogo y luego pasa por AppDerma donde tenemos un portafolio de soluciones dedicadas al cuidado y salud de tu piel.