Alimentos saludables y ejercicio constante, la ecuación perfecta para la belleza de tu piel

Probamos muchos productos en nuestras rutinas habituales de belleza para tener una piel linda y fresca, leemos muchos artículos, seguimos a muchos “influencers”, vemos tutoriales de maquillaje, aceptamos muchos consejos… pero ¿si la solución estuviese en tu interior? Hoy hablaremos de lo importante de la alimentación y el deporte para la salud de nuestra piel.

Si bien la piel es un órgano externo que mimamos con cremas, exfoliantes, mascarillas e hidratantes, también debemos nutrirla y cuidarla desde dentro, lo que implica consumir alimentos que ayuden a su hidratación y regeneración sumado a una rutina de actividad física que estimule la circulación sanguínea y ayude a la oxigenación de nuestra piel.

Pequeños hábitos como dormir lo suficiente, beber más de dos litros de agua al día, evitar los alimentos ricos en grasas animales, parar un poco con la sal, no abusar de los azúcares y procurar una dieta rica en frutas y verduras, mantienen tu piel hidratada, ayudan a prevenir arrugas y daños causados por la exposición al sol.

Si quieres tener una piel joven y saludable te aconsejamos que incluyas en tu dieta diaria una serie de alimentos fáciles de encontrar que contienen vitaminas esenciales que benefician y protegen la piel desde el interior:

La vitamina A, presente en el hígado, verduras de hojas verdes, plátano y pescado azul; y la C, presente en frutos rojos, pimiento rojo, perejil, kiwi y brócoli, tienen el poder antioxidante que necesitas y ayudan a la formación de colágeno, proteína esencial producida en grandes cantidades por el organismo humano, indispensable para la elasticidad de los tejidos y su regeneración. Sin embargo, el mayor antioxidante en el grupo de las vitaminas es la E, presente en las semillas de girasol, aceite de oliva, avellanas, brócoli, acelgas, espinacas, pistachos y palta.

Y sobre el ejercicio, no hay nada que no conozcas: Contribuye a estimular la circulación sanguínea y esta oxigenación de la piel se traduce en un mejor color y en una textura más suave. Con la sudoración, los poros se destapan permitiendo la salida de toxinas.

La mayor circulación de la sangre así como la llegada de oxígeno y el proceso de sudoración, son los procesos que vuelven al ejercicio regular un verdadero tratamiento de belleza para nuestra piel. Por lo tanto, y lo que te queremos decir, es que la actividad regular no sólo nos ayuda a perder peso sino que mantiene tu piel saludable. ¡Tenlo en cuenta!

Mantener hábitos saludables basados en el deporte y la buena alimentación se han convertido en dos aspectos imprescindibles de nuestro día a día. Toma en cuenta estos consejos de AppDerma, regálate unos minutos de actividad diaria, come rico, come sano y mantén una piel saludable por dentro, y ¿por qué no? bella también por fuera.