Protege a tus hijos del sol este verano

La exposición intensa a la radiación ultravioleta durante la infancia es el principal factor de riesgo para desarrollar cáncer de piel. ¿Sabes cómo cuidar la delicada piel de tus hijos este verano?

Durante todo el año, pero más en verano, debemos proteger la piel de los chicos; en la playa, en la ciudad, en el campo, mientras hacen deporte, es importante considerar que la piel tiene memoria y si podemos cuidarla durante sus primeros años, podremos evitar daños posteriores.

Los efectos de la radiación ultravioleta en la piel se acumulan y son irreversibles. Estos efectos pueden ser inmediatos como las quemaduras solares, las cuales puedes aliviar con lociones de aloe, o pueden manifestarse más adelante como envejecimiento prematuro o, lo que es peor aún, cáncer de piel.

Estudios citan que entre el 50 y el 80% de la exposición solar de nuestras vidas ocurre en los primeros 20 años. Por lo que te exhortamos a crear conciencia sobre la importancia de la protección solar en verano y durante todos los días del año.

Gorritas, camisetas con mangas, prendas transpirables y abundante agua fresca, son fundamentales; pero el uso de fotoprotectores, en cremas o lociones, que posiblemente son las más hidratantes para la piel de bebés y niños, completarán tu kit de protección solar que debes llevar siempre con tus hijos.

Lo importante es considerar el FPS, factor de protección solar, que es el número que llevan los fotoprotectores y que es la medida de eficacia de los laboratorios con la que un producto protegerá nuestra piel. A más alto es el FPS, mayor protección estaremos recibiendo contra la radiación ultravioleta.

Siempre he leído que no todos los especialistas se ponen de acuerdo en el uso de fotoprotectores solares en menores de 6 meses, es más, mis amigas mamás no suelen exponer a sus niños al sol ya que sus pediatras les indican que a esa edad las cremas podrían causar irritaciones. Lo mejor siempre será consultar a tu médico y ser muy prudentes con el sol, que finalmente es necesario para todos ya que es fuente de vitamina D y nos ayuda a absorber el calcio para conservar huesos fuertes.

Otro consejo que te doy es que pruebes el fotoprotector en la piel de tus hijos: Lee las instrucciones de cada producto, aplica ligeramente donde te lo recomienden y observa si causa o no alguna reacción alérgica. Si sucede esto, recurre inmediatamente al médico y podrías calmar la sensación con chorritos de agua termal.

Respecto a la aplicación, no escatimes, no guardes tu fotoprotector para el próximo verano, pues este pierde efectividad, así que una vez que has comprobado que el producto es seguro para piel de tu pequeño, aplica una buena cantidad 15 a 30 minutos antes de la exposición al sol y vuelve a aplicar cada 2 horas. Hazle un rico masajito a tu pequeño en todo el cuerpo, sin olvidar la nariz, orejitas y empeines.

En términos generales:
● Evita exponer a tus hijos al sol entre las 11 a.m. y las 4 p.m.
● Cúbrelos con ropitas de baño enteras o especiales y gorritas con visera.
● También protégelos en los días nublados y así estén bronceados.
● Aplica el fotoprotector generosamente y reaplica cuando lo creas conveniente.

El sol es vida, así que todos disfrutemos de nuestras vacaciones de verano con prudencia y responsabilidad. Protege a tus pequeños con productos de calidad, los que puedes encontrar en AppDerma.